«El cristiano es el que enciende a los demás en deseos de serlo.»

(Chevrot «El pozo de Sicar», p. 39)