Pregunta de un periodista: «Muchos dicen que la al aborto es una cuestión ».

del : «¡Qué va! La mujer no lleva en el vientre un cepillo de dientes, tampoco un tumor. La ciencia enseña que desde el momento de la , el nuevo ser tiene todo el código . Es impresionante. No es, entonces, una cuestión religiosa, sino claramente moral con base , porque estamos en de un ser humano.

Periodista: «¿Pero la (responsabilidad) moral de la mujer que aborta es la misma que la de quien lo practica?»

Cardenal B. : «No hablaría de graduación (responsabilidad). A mí me da mucho más… no digo , sino compasión, en el sentido bíblico de la palabra, o sea, de compadecer y acompañar, una mujer que aborta por… vaya usted a saber qué presiones, que aquellos profesionales –o no profesionales- que actúan por dinero y con una frialdad única. […] Esa frialdad contrasta con los problemas de conciencia, los remordimientos que, al cabo de unos años, tienen muchas mujeres que abortaron. Hay que estar en el confesonario y esos dramones, porque saben que mataron a un hijo.»

Ver libro: «El Jesuita, Conversaciones con el cardenal Jorge Bergoglio, SJ.», Sergio Rubín y Francesca Ambrogetti, Ediciones Vergara, pág. 91