Toribio nació hacia el 1538 en España. Estudió en Valladolid, Salamanca y y tomó los cargos de Inquisidor en Granada y fue nombrado Obispo en 1580. Vivió exclusivamente al servicio del pueblo de Dios durante 25 años y fue un verdadero organizador de la Iglesia en América, donde fundó el primer seminario. Además, duplicó el número de parroquias en el continente, que pasó de 150 a más de 250.