«La persona que no comete nunca una tontería, nunca hará nada interesante». (Proverbio inglés)
VIDA. VIDA SIN AMOR…
➢ La inteligencia sin amor, te hace perverso. 
➢ La justicia sin amor, te hace implacable. 
➢ La diplomacia sin amor, te hace hipócrita. 
➢ El éxito sin amor, te hace arrogante. 
➢ La riqueza sin amor, te hace avaro. 
➢ La docilidad sin amor, te hace servil. 
➢ La pobreza sin amor, te hace orgulloso. 
➢ La belleza sin amor, te hace ridículo. 
➢ La  verdad sin amor, te hace hiriente. 
➢ La autoridad sin amor, te hace tirano. 
➢ El trabajo sin amor, te hace esclavo. 
➢ La sencillez sin amor, te envilece. 
➢ La oración sin amor, te hace introvertido. 
➢ La ley sin amor, te esclaviza. 
➢ La política sin amor, te hace ególatra. 
➢ La fe sin amor, te hace fanático. 
➢ La cruz sin amor, se convierte en tortura. 
➢ La vida sin amor, no tiene sentido

Valores – 

No es la noción de valor, en consecuencia, una noción general regida por una Idea singular que nos llevaría a un solo tipo de valores, sino una noción analógica acunada a la luz de la pluralidad y versatilidad de lo existente que es expresable desde la complejidad como algo bueno, o verdadero, o justo, o santo, o saludable, o bello, etc. calificativos que denotan de suyo un contenido valioso y que vienen a integrar lo que se denomina el universo de los valores que-por serlo-es universal y plural. 
Por eso es posible hablar con sentido de valores materiales y espirituales, o-desglosados-de valores religiosos que tienen que ver con la religación del hombre con Dios y el culto y adoración que le es debido; valores intelectuales que tienen que ver con el conocimiento y el descubrimiento de la verdad por parte del hombre; valores morales que tienen que ver con el cultivo del bien enraizado en la libertad, las virtudes éticas y el amor; valores sociales que tienen que ver con la convivencia y la vida del hombre en la polis; valores estéticos que están vinculados con el mundo del arte y la apreciación de lo bello; valores vitales que se cultivan en relación al cuidado de la salud y la propia vida; valores económicos que surgen con el uso del dinero y la creación de la riqueza; valores ecológicos que tienen que ver con el trato político y no despótico de la naturaleza física y el medio ambiente (los llamados ecosistemas), etc. 
El cultivo de estos valores vía la práctica de las diversas virtudes por parte del hombre forja al hombre creyente o santo, al hombre pensante (científico o filósofo), al artista, al hombre sociable, al amante de sus tradiciones, al político, al patriota, al hombre sano o deportista, al hombre rico o administrado, al ecologista (hombre preocupado de su habitat natural), al hombre bueno, al hombre libre, democrático, , etc. sin que con ello se quiera decir que el favorecimiento de algún tipo de valores excluya o deba dejar de lado a los demás valores. 
Si así ocurriera el hombre no se desarrollaría de manera integral, sino , con lo cual se le privaría del cultivo de diversas zonas de la educación y de la cultura que -por serlo- resultan siempre valiosas. 
Los hombres y las mujeres a veces descubren que es difícil encontrar a la pareja deseable para el matrimonio. 
Puede ser cierto. Pero hay otro componente en la situación: no es sufucuente encontrar a la persona adecuada, nosotros debemos ser la persona adecuada. 
H Jackson Brown Jr. El pequeño libro-tesoro para la vida Sobre el Matrimonio y la Familia.