Escuchar a la conciencia (hipocresía y sinceridad)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

El que acepta mentiras piadosas acaba comulgando con piedras de molino

Nada se puede aceptar de malvado so pena de envilecerse. June Ander Frönder

Y después de envilecerse viene el retocar el exterior, para que no se note: a eso lo llamamos hipocresía. Aparentar. Que los demás no sepan la verdad. Les presentamos hoy el micro-cuento del hipócrita sincero…

EL HIPÓCRITA SINCERO

Una vez había un hipócrita que usaba siempre máscara. Un día quiso ser sincero. Se quitó la máscara y fue a verse el rostro en un espejo: Era igual que el de la máscara.

EL MALO MALO

Una vez había un hombre malo que a todo el mundo le advertía: “Yo soy un hombre malo”. Cuando murió le dijo a un juez: “Yo soy un hombre malo un poco bueno, porque confesé siempre ser un hombre malo”. Y el juez le dijo: “No. Usted es dos veces malo. Usted es un malo malo. Usted es perverso”.

Extraídos de aquí…

Más anécdotas: