Como no podia faltar unas «letrillas» a la Virgen dedicar…, en este mes de Mayo

A MARIA
 
Madre mía Inmaculada
mil veces ensalzada
en tu extraordinaria grandeza
de ser la Madre Excelsa
de nuestro Redentor
y por tanto el Salvador
de la humana naturaleza.
Guíanos en nuestro caminar
siguiendo tu ejemplo glorioso
que ayuda al temeroso
de Dios en su caminar
Hacia la eternidad.