Hace unos doscientos años existía en Formosa una tribu que acostumbraba cazar cabezas humanas para presentarlas a su dios. 

En el año que llegó a ser jefe Goho se cazaron cuarenta cabezas, y Goho sugirió que dedicasen sólo una de éstas al año, esperando que dentro de cuarenta años abandonarían completamente esta práctica salvaje; 
pero después de este tiempo no quisieron dejar esta costumbre, y al fin Goho consintió continuar con ella con la condición que lo dejaran a él elegirla. 
Les dijo que a medio día, por detrás del templo pasaría un hombre vestido de rojo y que a ese podían matar. 
Lo mataron con 12 flechas, y al cortarle la cabeza quedaron horrorizados al ver que era la de su amado jefe Goho. 
La tribu se arrodilló con amargo arrepentimiento y prometieron nunca más cazar cabezas. 
Jesús, nuestro Jefe, entregó su vida para librarnos de nuestros pecados. 
Lo que hijo el Jefe es un símil de la Redención o salvación.