En
la casa del justo los que mandan sirven a aquellos a quienes parecen mandar. La
razón es que no mandan por afán de poder, sino porque tienen el ministerio de
cuidar de los demás, no son los primeros por soberbia, sino por amor , para
atenderles.

San
Agustín