Él había fallecido hace un año, y se acercaba una fecha importante, el día de San Valentín, todos los años él le enviaba un ramo de rosas a su casa, con una tarjeta que decía, «Te amo más que el año pasado, mi amor crecerá más cada año», pero éste sería el primer año de que Rosa no las recibiría, extrañándolas estaba cuando llamaron a su puerta, y para su sorpresa al abrir estaba un ramo de rosas frente a ella, con una tarjeta que decía «Te Amo», por supuesto, que se molestó pensando que había sido una broma de mal gusto, habló a la florería, para reclamar el hecho, y al contestarle, la atendió el dueño, él le dijo que ya sabía que su esposo había fallecido hace un año, y le preguntó si había leído el interior de la tarjeta, y le explicó que esas rosas estaban pagadas por su esposo por adelantado, así como todas la demás para todos los años por el resto de su vida. Al colgar el teléfono a Rosa se le llenaron sus ojos de lágrimas y al abrir la tarjeta vio que estaba escrita por su esposo y decía: «Hola mi amor, sé que ha sido un año difícil para ti, espero te puedas reponer pronto, pero quería decirte, que te amaré por el resto de los tiempos y que volveremos a estar juntos otra vez, se te enviaran rosas todos los años, el día que no contesten a la puerta harán cinco intentos en el día, y si aún no contestas, estarán seguros de llevarlas a donde tú estés que será junto a mí, te ama tu esposo» Este es verídico, sucedió en Monterrey, México, la verdad hace reflexionar y ver que cuando se ama a alguien no importa donde estés, todo es posible. D. Enrique, Madrid

TODAVÍA TE AMO, AUNQUE YA NO ESTÉ CONTIGO