UN ALUMNO MUY INGENIOSO


 A
un examen eliminatorio de inglés para la admisión en la Escuela Oficial de
Idiomas, se presentaron más de 800 alumnos para cubrir un total de 90 plazas.

El examen duraba dos horas y cada alumno
recibía una libreta azul.

El profesor, que era muy recto, anunció que si
la libreta del examen no estaba sobre su pupitre después de dos horas
exactamente, no se aceptaría y el alumno suspendería.

Media hora después de empezar el examen, un
alumno entró a realizarlo y le pidió una libreta al profesor. 

 
El profesor: «No le va a dar a Vd. tiempo a terminarlo». (Y le dio
la libreta) 
 
El alumno: «Sí que lo terminaré». 
(Se sentó y empezó a escribir)

Después de dos horas, el profesor pidió las
libretas, y los alumnos, en fila, las entregaron. Todos menos el que había
llegado tarde, que continuó escribiendo.

Media hora más tarde, éste se acercó a la mesa
del profesor e intentó poner su libreta encima de las que ya estaban recogidas. 

 
El profesor: «Ni lo intente, no puedo recogérsela. Ha terminado Vd. tarde».
CONTINÚA

El alumno: (Mirándolo furioso e incrédulo) «¿Sabe Vd. quién soy?».


El profesor: (Con un tono de voz sarcástico) «No, no tengo ni idea».

El alumno: (Apuntándose a su propio pecho con su dedo y arrimándose al profesor de manera intimidante) «¿De verdad, no sabe Vd. quién soy?».

El profesor: (Con un aire de superioridad) «No lo sé, ni me importa».

El alumno«Bueno, pues me parece muy bien». (Perdió su libreta entre las demás y se marchó de la clase)