El 26 de enero de 1802, en Verona, en el actual número 8 de la Piazza delle Erbe, nació la Sierva de Dios Vincenza Maria Poloni, hija de Gaetano y Margherita Biadego. En la tarde del mismo día fue bautizada en la Parroquia de S. Maria Antica en el Arche Scaligere con el nombre de Luigia Francesca Maria.

La más joven de doce hermanos, de los cuales nueve murieron a temprana edad, Luigia creció en un ambiente familiar impregnado de sólidos principios y un estilo de con los más débiles. De sus padres absorbió el sentido de la fe, la oración y la laboriosidad y recibió un grado de adecuado a su condición social.

Un joven abierto y vivaz, se convirtió en la mano derecha de su madre en el cuidado de la casa, el apoyo insustituible en la educación de sus muchos nietos, el asistente cariñoso de una cuñada a menudo enferma y la principal ayuda en la tienda de su padre. . Incluso su hermano Apolonio encontró en su hermana Luigia un válido apoyo para la gestión y administración de la compleja actividad agrícola en la localidad de Palazzina (Verona).

Bajo la dirección espiritual del Beato Carlo Steeb, su corazón seguía las llamadas del Santo que la impulsaba cada vez con mayor entusiasmo a dedicar tiempo y atención a los ancianos y enfermos crónicos en el Hogar Pío de la ciudad. En 1836, durante una terrible epidemia de cólera, dio pruebas de incondicional en el llamado departamento de «secuestros», poniendo en riesgo su propia vida.

Mientras tanto, la voluntad de Dios se hacía cada vez más clara: los ancianos y los enfermos constituían el cuerpo sufriente de Cristo al que se entregaba generosamente y al que quería atraer a otros compañeros.

Superadas las numerosas resistencias de los familiares que aún consideraban imprescindible su presencia en la familia, el 2 de noviembre de 1840 Poloni se instaló con tres en dos pequeñas habitaciones del Pio Ricovero para dedicarse a tiempo completo al servicio de los ancianos y enfermos. .

Los comienzos de las obras de Dios se caracterizan siempre por el celo de la entrega y por una generosa pobreza elegida conscientemente. Aquellas cuatro personas asumieron inmediatamente el estilo de vida de una comunidad religiosa marcada por un horario estricto, por la oración ferviente y por un servicio total de caridad hacia los demás. Pronto se sumaron otras compañeras, se compró una casa, se las autorizaciones civiles y canónicas y así el 10 de septiembre de 1848 Luigia Poloni junto con otras doce hermanas hicieron los votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia tomando el nombre de Vincenza Maria.

El Instituto de las Hermanas de la Misericordia en Verona se hizo realidad. Una nueva fuente de luz y amor brotó en Verona, la ciudad de los santos y beatos.

La Madre Vincenza María, en los quince años que vivió después de la fundación del Instituto, ejerció con admirable celo su misión de asistencia a los ancianos, a los enfermos ya los niños huérfanos. Con la que brotaba de su temperamento, de la experiencia de la vida familiar y sobre todo de la fidelidad al Espíritu, gobernaba la Comunidad que, mientras tanto, se iba ampliando hasta alcanzar -a su muerte- el número de 48 hermanas.

Con el ejemplo de vida y enseñanza, recomendó a sus hijas la rectitud en el actuar, la ternura con los enfermos, la en las tribulaciones, la humildad en el reconocimiento de los propios errores, la caridad con el prójimo, especialmente con los pobres. Decía: «Los pobres son nuestros amos: amémoslos y sirvámoslos como serviríamos al mismo Jesucristo».

Soportó las dificultades y los sacrificios con fe y en la divina Providencia. Cultivó la oración, el amor a la Eucaristía, la a la Virgen de los Dolores, a los Sacratísimos Corazones de Jesús y de María. También alimentó una devoción particular a San Vicente De ‘Paul, el santo que inspiró al Beato Carlo Steeb en la redacción de las Reglas para el Instituto que estaba a punto de construirse.

La fama del nuevo Instituto se extendió también fuera de Verona y la Madre Vincenza Maria pronto recibió solicitudes de hermanas para un servicio de misericordia de otras ciudades y pueblos. Las primeras se abrieron en Cologna Veneta, Montagnana, Zevio, Este y Monselice.

En los últimos años de su vida, la Madre Vincenza María fue atacada por un tumor que, lento pero seguro, la consumió. Soportó el dolor con fuerza y en silencio para no ser una carga para sus hermanas. Se sometió a una cirugía y al aún más doloroso tratamiento de ‘cáustico’ sin anestesia.

Pasó los últimos diez días de su vida en una preparación para la muerte, consolada por la presencia de su director espiritual, don Carlo Steeb, que le administraba el sacramento de los enfermos.

Esta perla no podía permanecer escondida por lo que decimos nuestro agradecimiento a la Iglesia que, después de un escrupuloso examen histórico y teológico, reconoció oficialmente el 28 de abril de 2006 el ejercicio de las virtudes heroicas de la Madre Vincenza Maria Poloni y el 17 de diciembre de 2007 la curación de la Hna. Virginia Agostini que tuvo lugar por su intercesión en 1939.

Hoy nuestra alegría es completa porque Madre Vincenza Maria es oficialmente proclamada Beata por la Iglesia. Una nueva hermana se nos ofrece como ejemplo y como protectora.