• Sin embargo, una cosa rara es que el horror pierde su espanto cuando se repite mucho.
  • Quien no tiene ya pasado tampoco tiene porvenir.
  • Para vivirlo hay que leerlo, eso está claro.
  • Los hijos de Adán se llaman los habitantes terrestres, las hijas de Eva reclaman que lo que sabes demuestres.
  • Lo que había esperado resultaba ser su perdición y lo que había odiado su salvación.
  • Después de todo lo que he vivido, me resulta difícil aceptar con paciencia que sólo hayas estado divirtiéndote conmigo.
  • Sin embargo, muchas cosas no se pueden averiguar pensando: hay que vivirlas.
  • Unos cuantos creen que sólo serán felices en algún lugar distinto, y recorren el mundo durante toda su vida. Y unos pocos no descansan hasta que consiguen ser poderosos. En resumen: hay tantas pasiones distintas como hombres distintos hay.
  • Fantasia entera sabría la buena acción que acababa de realizar. Y realmente había sido desinteresada, porque nadie podría decir que había deseado algo para sí mismo. La fama de su bondad resplandecería con enorme brillo.
  • Las pasiones humanas son un misterio, y a los niños les pasa lo mismo que a los mayores. Los que se dejan llevar por ellas no pueden explicárselas, y los que no las han vivido no pueden comprenderlas.
  • Se sintió muy solo y, sin embargo, en ese sentimiento había también algo así como orgullo: orgullo de haber sido fuerte y no haber renunciado a su intento.
  • No hay fantasmas. Todo el mundo lo dice. Pero entonces, ¿por qué había tantas historias de fantasmas? Quizá los que decían que no había fantasmas sólo tenían miedo de reconocerlo.
  • Hay hombres que se juegan la vida para subir a una montaña. Nadie, ni siquiera ellos, puede explicar realmente por qué. Otros se arruinan para conquistar el corazón de una persona que no quiere saber nada de ellos. Otros se destruyen a sí mismos por no saber resistir los placeres de la mesa… o de la botella…
  • Algunos pierden cuanto tienen para ganar en un juego de azar, o lo sacrifican todo a una idea fija que jamás podrá realizarse.
  • «Todo una vez solamente acontece y una vez sí deberá suceder. Lejos, allí donde el campo florece, debo morir y desaparecer…»
  • Ser prudente significaba estar por encima de la alegría y el sufrimiento, el miedo y la compasión, el orgullo y las humillaciones. Ser prudente era estar por encima de todas las cosas, no odiar ni querer a nada ni a nadie, pero acoger también con el rechazo total o el afecto de los otros. A quien realmente era prudente no le importaba nada.
  • Y la alegría lo llenó de la cabeza a los pies, alegría de vivir y alegría de ser él mismo. Porque ahora sabía otra vez quién era y de dónde era. Había nacido de nuevo.
  • «Me gustaría saber», se dijo, «qué pasa realmente en un libro cuando está cerrado. Naturalmente, dentro hay sólo letras impresas sobre el papel, pero sin embargo…
  • Se convertirán en desvaríos de la mente humana, imágenes del miedo cuando, en realidad, no hay nada que temer, deseos de cosas que enferman a los hombres, imágenes de la desesperación donde no hay razón para desesperar…
  • Y nada da un poder mayor sobre los hombres que las mentiras. Porque esos hombres, hijito, viven de ideas. Y éstas se pueden dirigir. Ese poder es el único que cuenta.

La historia interminable es una novela del escritor alemán publicada por primera vez en alemán en 1979. Fue un verdadero éxito desde el mismo momento en que se publicó​ y ha sido traducida a más de 36 idiomas y conocido diversas adaptaciones cinematográficas.​