Volver a nacer, un título de película (de Garci), que ocurre pocas veces en la vida; a los más afortunados.

Es un aviso del cielo, una segunda oportunidad; es notar que tienes límites, que los tocas y que todo lo que haces tiene sentido: especialmente un sentido pobre y lleno de errores cuando miras arrepentido hacia atrás… y una luz de esperanza por que te han concedido un tiempo que una vez viste terminado y que llena de sentido al futuro que te regala el Cielo.
Nada como una historia relatada por el protagonista. Una historia verdadera, en primera persona…
Y eso es lo que sigue.

Ps te cuento esta anécdota  con la emoción todavía en el rostro de lo vivido pero antes quiero contarte algo que hicimos. 
Entramos aun lugar muy resguardado con entradas de elevadísimos costos así que nos atrevimos junto son mis amigos a desafiar toda la guardia que cuidaba el lugar por la madrugada ya habíamos partido de un pueblito cercano aunque no tan cercano por que faltaba mucho por caminar pero íbamos con una sola intención llegar a donde pocos llegan y ingresar muchos lo desean y solo los afortunados y poseedores de buena economía tienen acceso.
 Salimos cuando aun las aves cantaban sus primeras melodías de la mañana era increíble la caminata llena de paisajes una aventura que nos esperaba por delante caminando entre barro y cascajo y la llovizna que nos caía sobre la cabeza empapados con la lluvia, bien cálida al caminar, pues no se sentía el frío andando por las carreteras casi abandonadas un camino que parecía no tener un destino final. 
Milagrosamente apareció una camioneta que transportaba trabajadores con palas y picos e hicimos dedo en plena carretera no se si llamarlo carretera por el estado en que estaba. 
Estos nos recogieron: con ello nos ahorrábamos un buen tramo y tiempo. 
Nos dejó casi llegando ya al lugar; aun faltaba buen tramo de subida bien parado.
Teníamos alguna información sobre el lugar y el camino que llevaba hacia el sitio que nos habíamos propuesto llegar. 
Entonces empezamos todo cuesta arriba un camino en zigzag cuando ya nos encontrábamos bien arriba nos topamos con dos sitios de descanso en plena escalinata: 
el primero tiene como un quincho o estructura de paja; 
el segundo algo parecido, con la diferencia de que en este comenzaba un camino que no se distinguía mucho entre yerbas silvestres con una especie de puerta tapado con palos, hojas frescas y secas que debíamos quitarla. 
El sol avanzaba el tiempo no perdonaba estábamos apunto de ahorrarnos la buena cantidad de dinero de la entrada (al no pagar) y filtrarnos parecía ser muy fácil. 
Nos filtramos entre hoja y un camino bien estrechos, túneles oscuras entre plantas que te raspan la piel con en la jungla caminando casi bien agachados milagrosamente ya estábamos casi adentro de ese lugar mas deseado ya el reloj marcaba un pleno medio día había gente por todas partes y de todas partes y unos vigilantes que custodiaban el lugar así que tuvimos que aplicar la operación JAMES BOND. Fue increíble como avanzábamos.
Yo iba con un manojo de ramas que había arrancado; con él me tapaba la cara: era de película.
Fue mas complicado de que suponíamos por que también era de día. 
Al fin entramos empezamos como todos sacamos fotos hacer el Turn como uno de esos extranjeros mas. 
Que tal aventura lo vivimos no?? A mil por hora  
Después Salimos por el mismo lugar por donde nos habíamos abierto aunque salir ya fue mas fácil bajamos casi por el mismo lugar solo algunos tramos cortamos para ganar minutos debíamos regresar el mismo día al pueblito.
Tomamos el largo caminata sin importar que nos esperaba mas adelante caminamos casi toda la noche entre tinieblas el pequeño espacio que apenas se distinguía para caminar solo acompañado del frío que nos cubría el cuerpo helado. 
Cada vez aumentaba más el frío en el silencio de la oscuridad solo se oia el chillido de los dientes de mis acompañantes; cuando el ambiente ya daba señales de madrugada increíblemente ya habíamos llegado al pueblito.
Ya podíamos respirar mejor pero aun nos faltaba mucho como 8 ó 9 horas de viaje entonces nos embarcamos en el primer bus que encontramos. 
Estaba un poco mas baratos que los demás cuando ya partíamos nos enteramos que el bus iba por el camino mas arriesgado empezamos el viaje… un viaje que se convertía eterno por la tensión que se vivía a cada tramo cruzando entre montañas y valles, montañas muy altas hay unos acantilados que dan mucho miedo te hace vivir con los nervios de punta; sientes como miles de agujas hincándote por todo el cuerpo.
En un momento dije: 
– si aquí nos caímos no lo cuento. 
La caída era casi vertical muy vertical y cuando miras al fondo no se veía nada.
Íbamos por este camino que mas parecía el juego de la ruleta rusa tal como te lo describo en momentos pensé que lo barato me costaría la vida…
Dejamos la ladera de la montaña a la izquierda por tanto entenderás que íbamos por el carril mas próximo al abismo después del pavimento había como tres dedos de tierra.
El corazón acelera te late a mil, pero el conductor parecía conocerla aumentaba la velocidad cuando le parecía que se necesitaba hacia maniobras que estremecían. 
En una curva cerrada a la izquierda asi como te describo me entenderás que si sigues de frente no hay pared sino abismo, por que la curva iba a la izquierda lo peor estaba por suceder.
En conductor, si el maldito conductor, tenia los ojos cansados y cerro por unos segundos en eso no giró el coche se le fue de frente, abajo había cuanto menos unos seiscientos metros era la muerte mas segura… 
te estarás preguntando luego que paso, por mi… 
Te diría te cuento en el segundo tomo… (de broma)
pero te voy a decir que paso tal vez es justamente lo que estas pensando volvimos ha nacer vi la mano de Dios… si la he visto, justo en esa curva había un murito o un especie de parachoques de un cuarto de metro de altura por cinco metros de largo apenas ocupaba un pedazo de la curva. Cuando chocamos la dirección en seguida se desvió bruscamente a la izquierda en eso el tipo reacciono nos salvamos así: es como volví a nacer…  
Después de lo sucedido ya todo parecía un sueño del que no quería despertar todo era de película.
A mi me gusta las cosas de extremo pero la realidad estaba despierto y estoy feliz por las cosas que pase y  viví…