REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz

En la catequesis del 23 de noviembre de 2016, dedicada a dos obras de misericordia muy relacionadas entre sí: dar buen consejo al que lo necesita y enseñar al que no sabe, Francisco aseveró que «La falta de instrucción es una grave injusticia que atenta contra la dignidad de las personas» en directa referencia a tantas personas, sobre todo niños, que a causa del analfabetismo, «caen víctimas de la explotación y de otras lacras sociales».

El Obispo de Roma explicó que «la Iglesia ha sentido siempre la necesidad de comprometerse en el campo de la enseñanza para cumplir su misión de evangelización», y afirmó que «muchos santos han consagrado su vida a la educación de los más desfavorecidos, sabiendo que ese es el camino para superar la miseria y la discriminación.»

El Sucesor en la cátedra de Pedro dijo que por esto, «dar buen consejo al que lo necesita es un verdadero acto de amor hacia las personas que están desorientadas o tienen dudas. Todos podemos tener en algún momento dudas sobre la fe…Cuando practicamos la fe, sirviendo a los hermanos y especialmente a los más necesitados, entonces muchas dudas desaparecen porque sentimos la presencia de Dios que nos ama.»

 

(from Vatican Radio)