«Cuando la gente me pregunta: “¿Por qué ha ingresado usted en la Iglesia de Roma?”, la primera es: “Para desembarazarme de mis pecados.” Pues no existe ningún otro sistema religioso que haga realmente desaparecer los pecados de las personas».

(, tras su )