Un chiste… 

No se puede uno quejar si se acerca al peligro…

Va una persona a visitar a un amigo al hospital porque se enteró de que había tenido un accidente.

Ya estando en la habitación de su amigo le pregunta:

-¿Qué te ha pasado…?

-Mira… -el amigo le enseña una raja en la cabeza

– ¿Ves esto, compa? Pues me lo hizo con un cuerno de jirafa.

El amigo se sorprendió con tal explicación.

En eso le sigue diciendo el accidentado, – Mira esto también amigo:

Ahora le enseña un moretón en el estómago – ¿Ves esto?

-Pues fue una coz de caballo salvaje.

-El otro amigo se encontraba asombradísimo.

Continúa la anécdota de lo que causó aquellas heridas…

-Mira, amigo, continúa el golpeado enseñándole un orificio en la parte superior de la espalda

-¿Ves esto también?

Esto, fue un cuerno de rinoceronte… Y este ojo morado fue la cola de una sirena!!!

Eso ya fue el colmo, el amigo no resiste más la intriga y con una enorme curiosidad le pregunta: Y dónde te ha podido ocurrir todo esto…: ¿En un safari?!

-No, me subí pedo a un tio-vivo…