«Mi pecado más era no creerme pecador»,