“El Sto. Rosario no exige una conciencia esforzada, cuyas exigencias haga imposible practicarlo con , sino introducirse en el ritmo del silencio que nos tranquiliza sin y da un nombre al sosiego: Jesús, el fruto bendito de María”.

(Card. Ratzinger, “Cooperadores de la verdad”)