«A veces no llegamos a aceptar a los demás porque, en el fondo, no nos a nosotros. El que no está en paz consigo mismo, necesariamente estará en guerra con los demás. Mi no-aceptación de mí crea una tensión interior, una y una que con volcamos sobre los demás, convertido así en cabeza de turco de nuestros conflictos interiores. Un pequeño ejemplo: cuando estamos de mal humor contra lo que nos rodea, suele ser porque no nos sentimos contentos con nosotros mismos ¡y se lo hacemos pagar a los demás!»

(Jacques Philippe, «La libertad interior»)