Hoy celebramos el cumpleaños de Jesús; recordamos en esta fecha el día en el que la virgen María dio a luz al Hijo de Dios, al que se convertirá en el Redentor de mundo; un antes y un después para los cristianos en la Biblia, en la cronología, en la relación de Dios con los hombres y, en definitiva, en la historia del universo. De ahí que hoy sea un día de fiesta, fiesta mayor para todos los cristianos. El recuerdo de que Dios amor se encarnó por amor a cada uno de nosotros, para traernos su mensaje de redención y de salvación y para conducirnos, si así lo elegimos libremente en este mundo, a la vida eterna. ¿Quién puede festejar más celebración que ésta? Así pues, demos gracias al Señor y recemos por seguir todos el camino que Jesús nos marcó y oremos por los fallecidos que, aún sin purificar, esperan a las puertas del cielo nuestra oración para encontrarse cara a cara con Dios amor.