“Es tan sin mancha su alma
y tan clara su belleza
que hasta el
se prendó de su pureza
y le ofreció a la Señora (bis)
el mejor de sus regalos:
su nombre Blanca Paloma”

(Canto rociero)