Sí, era él, el mequetrefe que merecía morir, se dijo mirando una fotografía reciente de Vogler que sostenía en su mano izquierda. Ahí estaba, indefenso y engominado, apoyado en su bastoncito, caminando con la barbilla levantada en plan altanero, entrando en su portal sin percatarse de nada, sin saber que le rondaba la muerte, que a pocos metros de distancia alguien deseaba estrangularlo sin ningún remordimiento.

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.