– La generalización del uso de Internet y de las computadoras domésticas permite concebir libros de texto cada vez más interactivos, con tutoriales multimedia y enlaces a abundantes sitios educativos disponibles en la Red.