Mamud soñaba con la habitación de las volteretas, y con la del águila, y con la del azúcar y las manzanas de caramelo… Su hermana Yo Yo podía ver sus sueños y, cuando quería, entraba en ellos. A veces, sin querer, Mamud soñaba con la habitación del miedo, donde los enemigos podían aparecer en cualquier momento. Pero rápido despertaba y estaba de nuevo junto a su hermana en su casa. Bueno, en lo que quedaba de su casa…