La razón del título de la obra es destacar el puesto central y decisivo de la figura del Señor Jesús tal como Pablo la predica y desarrolla en su correspondencia auténtica. Esta figura es el eje de toda la vida y todo el pensamiento del apóstol. Los subtítulos pretenden resumir la perspectiva desde la que se ha escrito este libro. Se trata de una exposición teológica y no de una biografía de Pablo, aunque vida y pensamiento estén estrechamente unidos en él. Por eso se usan palabras como «persona», «experiencia» y «anuncio» para poner de relieve que lo que Pablo dice procede de su entorno vital. No es una exposición teórica, sino que responde a cuanto ha vivido. Esto supuesto, una larga introducción expone los rasgos principales de la persona de Pablo y da razón de la obra que viene a continuación. Su contenido teológico está distribuido por los grandes bloques tradicionales y evidentes: Jesucristo, Dios, ser humano, Iglesia, de forma que el lector pueda encontrar fácilmente (aparte del índice por materias) lo que el apóstol aporta sobre cada uno de ellos.