Centrando la mirada en Cristo, las enseñanzas de Benedicto XVI de-sarrollan la íntima conexión que existe entre las tres virtudes teologales y la Verdad Encarnada, el Hijo de Dios hecho hombre. En efecto, no nos es posible creer en Jesucristo, amarlo y e

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.