Todo trabajo honrado posee la misma dignidad. Lejos quedan los servilismos, las castas, o la consideración -tan propia de otras épocas- de los oficios manuales como inferiores a los intelectuales.

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.