Los automóviles y la Ley Natural

El diseño de un “coche”

(la natural)

Cierto hombre diseñó un coche extraordinario cuyo utilizaba gasolina sin plomo. Para que no se redujese la grandiosidad del invento a la de una máquina más o menos compleja, quiso dotar al coche de vida propia: pero no de una vida cualquiera, pues estaría animado por un espiritual y gozaría por tanto de libertad. El coche libre comenzó a circular y, después de un buen rato, decidió parar en una estación de servicio para repostar gasolina. Cuando miró los precios, descubrió que el gasóleo era mucho más barato que la gasolina, y "decidió" ahorrar : al arrancar, el coche empezó a dar tirones y enseguida se paró. Al estropearse tuvo que pedir ayuda para sacar –con ayuda de una goma- todo el combustible que había introducido en el depósito y echar a continuación gasolina (al final terminó gastando el doble de y muchísimo tiempo para limpiar el motor). Como es lógico, algunos le reconvinieron para que en lo sucesivo no actuase en contra del más elemental sentido común.

Más tarde "decidió" otras cosas cuyos efectos perjudiciales no fueron tan inmediatos como los del cambio de gasolina: ir en cuarta a 40 km/h, no cambiar nunca el aceite -"es que a mí me gusta así", decía el coche-, etc.: el resultado es que, poco a poco, también terminó perjudicándose. Y es que un coche verdaderamente “responsable” puede "decidir" qué es lo que le parece mejor, pero al haber sido diseñado por otro, hará bien en preguntarse -o en preguntarle a su autor- cómo es su diseño, para así decidir inteligentemente qué es lo mejor para él: podrá elegir libre e inteligentemente si le conviene ir a o a , pero se equivocará si decide consumir gasoil siendo su motor de gasolina, o tomar cualquier otra decisión sin tener en cuenta su diseño.

 


*****************

Cada uno de nosotros tiene una -la humana- de la que no es autor. Por esa nos afectan unas leyes que cumplimos de forma necesaria (leyes físicas, como cuerpos que somos; y leyes biológicas, como ). Pero al ser hombres gozamos de libertad. Hay cosas que -por ser hombres, por tener naturaleza humana- nos convienen y cosas que nos perjudican. Como somos libres podemos elegir las que nos perjudican, pero nunca conseguir que sean buenas para nosotros (pues no somos nosotros quienes hemos "diseñado" nuestra naturaleza).

De ahí que tengamos que esforzarnos primero por descubrir cuál es la ley natural. Después debemos procurar vivir de acuerdo con esa ley (pues nadie en su sano juicio desea perjudicarse). Dentro de esa ley habrá numerosos caminos para alcanzar la felicidad que buscamos -igual que el coche del ejemplo podía "elegir" entre ir a Barcelona, a Madrid, o a otro sitio-, pero fuera de esa ley no podremos ser .

            Esa ley natural afecta a todos los hombres (varones o , de cualquier edad, raza, condición y cultura) por el hecho de ser hombres. Todos los hombres pueden llegar a conocerla, aunque a veces resulte difícil (sobre todo porque nuestra inteligencia también se encuentra afectada por la huella del original con el que todos nacemos). Sin embargo, los tenemos una gran ventaja: Dios ha querido darnos el “manual de instrucciones” del coche para que no nos equivoquemos –no son otra cosa los diez - y un experto a quien consultar –la Iglesia que Él mismo fundó- cuando nos asalten dudas sobre aspectos más concretos. Además, contamos con la ayuda de la -que principalmente nos viene por los sacramentos- para cuidar de forma exquisita el “coche” y reparar los daños que produzcamos en él por mal uso.

            Eso esta muy bien -dicen algunos- pero la Iglesia también impone obligaciones -como la de ir a los domingos- que acaban transformándose en obstáculos: si no existiese esa ley, yo no pecaría cuando dejo de ir pudiendo hacerlo…
            Considerar esas leyes eclesiásticas como un obstáculo es igual que quejarse de que haya semáforos que nos obliguen a detenernos cuando están en rojo. Todos tenemos experiencia del caos que se organiza cuando fallan los semáforos en un cruce: ¿cuánto se tardaría en atravesar un Madrid lleno de coches pero con todos los semáforos estropeados? Sólo un loco podría preferir la ausencia de semáforos para circular por la ciudad, o que no existiesen señales que indiquen las curvas peligrosas en carretera. Es bueno que la Iglesia nos obligue a ir a Misa –aun a riesgo de que muchos pequen mortalmente por despreciar ese mandamiento- para que no descuidemos nuestra alma.