Nació en 1225, ingresó en la Orden de Predicadores y completó su formación en Colonia y París. Era todo un intelectual y devoto y se dedicó continuamente a los estudios. Murió en la madrugada del 7 de marzo de 1274 en el Monasterio Cisterciense de Fossanova y lo canonizó Juan XXII en el año 1323. Su obra más famosa es la “Summa Theologiae” de estilo sencillo y preciso y su pensamiento ha sido durante siglos la base de los estudios filosóficos y teológicos de los seminaristas.