LA VERDAD PERO CON PRUDENCIA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

NO SIEMPRE HAY QUE DECIR TODA LA VERDAD
 Ya hacía muchos años, más de treinta, que Marlene Dietrich se servía del mismo fotógrafo. 
Y una de las últimas veces, ella, observando una de sus últimas fotografías, le dijo: 
-No sé… Yo diría que no le salen tan bien como antes. 
Y el fotógrafo, echándose toda la culpa, contestó: 
-Sí, es que pasa el tiempo. Hace treinta años, cuando empecé a fotografiarla, yo tenía treinta años menos. Y, sin duda, lo hacía mejor. 

Más anécdotas: