Una profesora se da cuenta de que una de sus alumnas está un poco
dormida. En un aparte le pregunta qué le pasa. La niña responde que es
que no ha dormido en toda la noche por lo siguiente:
 
   
Por la noche-antes de acostarse-, su padre estaba haciendo un arreglo
en casa, y su hija se le acercó para pedirle que le explicara un
problema que no entendía. El dejó inmediatemente todo y estuvo
pacientemente explicándole lo que no entendía. Preguntándole porqué
había dejado enseguida de hacer aquel arreglo, su padre le respondió
que ella era lo primero.
 
    Esa contestación le impresionó tanto, que no pudo dormir.