Agnes, hija de Premysl Otakar I rey de Bohemia y reina Constanza hermana de Andrés II rey de Hungría, nació en Praga en 1211. Desde niña estuvo involucrada en proyectos de compromiso, tratados independientemente de su voluntad, por especulaciones políticas y conveniencias dinásticas.

A la edad de tres años, fue confiada al cuidado de la duquesa de Silesia Santa Eduvigis, quien recibió a las monjas cistercienses de Trzebnica en el monasterio y le enseñó los primeros elementos de la fe .

A la edad de seis años fue devuelta a Praga y luego confiada a las monjas premonstratenses de Doksany para su conveniente educación.

En 1220, desposada con Enrique VII, hijo del emperador Federico II, fue llevada a Viena en la corte del duque de Austria, donde vivió hasta 1225, permaneciendo siempre fiel a los principios y deberes de la vida cristiana.

Tras dar por terminado el pacto de esponsales, regresó a Praga donde se dedicó a una vida más intensa de oración y obras de caridad; y después de una reflexión madura decidió consagrar su virginidad a Dios.

Otras propuestas de boda para Agnes llegaron a la corte de Praga, la del rey de Inglaterra Enrique III que desapareció, y la de Federico II presentada primero al rey Otakar en 1228 y la segunda vez al rey Wenceslao en 1231. Papa Gregorio IX, al que Agnes había pedido protección, intervino reconociendo su de virginidad y Agnes adquirió entonces para siempre la libertad y la de consagrarse a Dios.

De los Frailes Menores que llegaron a Praga, predicadores itinerantes, llegaron a conocer la vida espiritual que llevó a la virgen Clara a Asís según el espíritu de . A ella le fascinó y decidió seguir su ejemplo.

Con sus propios bienes dinásticos, fundó en Praga en 1232-33 el hospital de San Francisco y la Orden de los Crucigers de la Estrella Roja que debía dirigirlo. Al mismo tiempo, fundó el monasterio de S. Francisco para las «Hermanas Pobres o Damianitas», donde ella misma hizo su entrada el día de Pentecostés el 11 de junio de 1234.

Profesó los votos solemnes de castidad, pobreza y obediencia consciente de los valores eternos de estos consejos evangélicos y se dedicó a practicarlos con ferviente fidelidad, a lo largo de su vida. La virginidad para el reino de los cielos siguió siendo siempre el elemento fundamental de su espiritualidad, involucrando toda la profundidad afectiva de su persona en la consagración al amor indiviso y conyugal a Cristo. El espíritu de pobreza, que ya la había inducido a repartir sus bienes entre los pobres, la llevó a renunciar totalmente a la propiedad de los bienes de la tierra para seguir al Cristo pobre, en la Orden de las «Hermanas Pobres». También consiguió que en su monasterio se practicara también la colectiva. El espíritu de obediencia la llevó a conformar siempre su voluntad a la voluntad de Dios que descubrió en el del Señor y en la Regla de vida que le dio la Iglesia. Trabajó junto con Santa Clara para obtener la aprobación de una Regla nueva y propia que, después de esperar confiadamente, recibió y profesó con absoluta fidelidad.

Constituida, poco después de su profesión, abadesa del monasterio, tuvo que mantener el cargo durante toda su vida y lo ejerció, considerándose siempre como «hermana mayor», con humildad y caridad, con sabiduría y celo.

la admiración que despertó Agnes cuando se difundió en Europa la noticia de su entrada en el monasterio, creció a lo largo de los años entre quienes se convirtieron en testigos de sus virtudes, según coinciden las memorias biográficas.

Se admiró especialmente el ardor de su caridad hacia Dios y el prójimo. «la llama viva del amor divino que ardía continuamente en el altar del corazón de Inés, la empujaba tan alto, mediante una fe inagotable, que la hacía buscar ininterrumpidamente a su Amado»; se expresó especialmente en el fervor con que adoró el Misterio Eucarístico y el de la Cruz del Señor, así como en la devoción filial a la Santísima contemplada en el misterio de la Anunciación.

El amor al prójimo, incluso después de la fundación del hospital, sigue manteniendo su generoso corazón abierto a toda forma de ayuda cristiana. «Mantuvo un espíritu caritativo con todos los que se dirigían a ella pidiendo ayuda a Dios y a los hombres». Amó a la Iglesia implorando a sus hijos de la bondad de Dios los dones de la perseverancia en la fe y la cristiana. Se convirtió en colaboradora de los Romanos Pontífices que, por el bien de la Iglesia, solicitaban sus oraciones y sus mediaciones a los reyes de Bohemia de su familia. Amaba a su país, del que se hacía meritoria con obras de caridad individual y social, y con la sabiduría de sus consejos siempre orientados a evitar conflictos y promover la fidelidad a la religión cristiana de los padres.

En los últimos años de su vida Agnes soportó con los dolores que la aquejaban con la familia real, el monasterio y la patria, debido a un siniestro y la consecuente anarquía, así como por las calamidades que azotaban la región y la subsiguiente hambruna.

Murió santo en su monasterio el 2 de marzo de 1282. Numerosos milagros ocurrieron por su intercesión. El culto rendido desde la muerte y a lo largo de los siglos a la Inés de Bohemia recibió el reconocimiento apostólico con el Decreto aprobado por el Venerable Pío IX el 28 de noviembre de 1874.

Hoy, 12 de noviembre, la Beata Inés de Bohemia es proclamada santa por el Sumo Pontífice Juan Pablo II.