La intención universal del apostolado de la oración del Santo Padre para el mes de marzo de 2016 es: «Para que las familias en dificultad reciban el apoyo necesario y los niños puedan crecer en ambientes sanos y serenos».

Su intención evangelizadora es: «Para que los cristianos discriminados o perseguidos a causa de su fe, se mantengan firmes en las pruebas guardando la fidelidad al Evangelio, gracias a la oración incesante de toda la Iglesia».