A María de Cleofás (llamada así por su marido) se le considera la madre de los “Hermanos del Señor” Santiago el Menor y José. Cleofas es uno de los discípulos que el día de la Resurrección se le apareció Jesús. Mientras, María de Cleofas y otras compañeras se acercaron a la tumba del Redentor para rendirle el extremo homenaje de la unció ritual. Cuando llegaron allí, se les apareció el ángel y les anunció: “No está aquí, ha resucitado”. Las piadosas mujeres tuvieron el privilegio de conocer las primeras la noticia de la Resurrección.