Hoy ofrecemos un poema de José María Gabriel y Galán, tan jocoso que podría utilizarse en un cumpleaños. Está escrito como se pronuncia en extremeño (zona de las Hurdes).

José María Gabriel y Galán (Frades de la SierraSalamanca28 de junio de 1870 – Guijo de GranadillaCáceres6 de enero de 1905), poeta español en castellano y altoextremeño.
VARÓN 

Me giedin los hombris

que son medio jembras!

 Cien veces te ije

que no se lo dieras,

 que al chiquín

lo jacían marica

las gentis aquellas.

 Ahora ya lo vide, y a mi no me mandismás vecis que güelva.

 Te largas tú,a velo,que pué que no creas

 que tu cuerpo ha parío aquel mozu,
 ni que lo cebastis con tu leche mesma
 ni que tiene metía en la entrañasangri de tús venas.

 N’amás de mimarrosy delicaezas,

 se ha queao lo mismo que un jilo,
 paliúcho y sin chispa de juerza.
 Cá instanti se lava,cá instanti se peina,

 cá instante se múa,toa la vestimenta,

 y se encrespa los pelos con jierrosque se los recuestan,

 y en los dientis se da con boticas
 de unos cacharrinos que tiene en la mesa,
 y remoja el moquero con pringuisn’amás pa que güela.

 ¡Giedi á señoritadendi media legua!

 Se levanta á las nuevi corríasy á las doci lo menos se acuesta:

 ¡Va á ponersi pochusi acontina de aquella manera!

 ¡Güeno está pa mandato a bellotas,
 pa ayualmi á escuajal en la jesa,
 pa jacel un carguju de tarmasy traelo á cuestas

 ú pa estalsi cavando canchalisdendi que amaneci jasta que oscurezca!

 Los muchachos de acá me esconfíoque mos lo apedrean

 cuantis venga jaciendo pinturasú jabíando de aquella manera:

 y verás como el mozu no tienini agallas,

 ni juerza,pa, el primero que quiera moflarsi,

rompeli la jeta.

 Ya no dici padri,ni madri, ni agüela:

 “mi papá, mi mamá, mi abuelita”…
 asin chalrotea,
 como si el mocosu juesi un señorucode los de nacencia.

 Ni mienta del pueblo,
ni jaci otro oficioque dil á una escuela

y palral de bobás que allí aprendi,

 que pa ná le sirvin cuantis que se venga.
 Pa sabel sus saberis le ije:
 “sácame la cuentadel acciti

que hogaño mos tocadel lagal po la parti que es nuestra.

 Se maquilan sesenta cuartillosp’acá parti entera,

 y nosotrus tenemus, ya sabis,una media tercia

 que tu madri hereó de una quintaque tenía tu agüela Teresa”

 ¡Ya ves tú que se jaci en un verbo!
 Sesenta la entera,doci pa la quinta,

cuatro pa la tercia,

 quita dos pa una media y resultandos pa la otra media.

 Pus el mozu empringó tres papelisde rayas y letras;

 y pa esenrearside aquella maeja,

ijo que el aceiti

que á mí me tocabaera pi minus erre, ¿te enteras?

 ¡Pus pués dil jiciendolas sopas con ella!

¿Y esos son sus saberis?

 ¡Esas son fachendas!No le quisi mental del guarrapo,

 ni icili siquiraque hogaño

vendimos el churrupa comprar un cachuju de tierra.

 ¡Allí no se jablade esas cosas, ni en ellas se piensa!

 N’ámás que se jaci comel confituras,melcal vestimentas,

 dirsi á los cafesis,dirsi á las comedias

 y palral de bobás que no valinni siquiá una perra.

 Joigazán como el nuestro muchacho,no va á habelo,

 si aquí no se almienda!
 Yo no lo distingo de otros señorinos
 que con él se juntan y jolgacianean.
 ¡Son como maricas!
 Ves una personapor detrás, en la calli, tan tiesa,

 y endi lejus, no sabis de ciertosi es machu ú es jembra.

 Güelin a lo memo,como las ovejas,

 y p’aquí no es asín, que cá cosagüeli á su manera:

 güeli a macho la carni de hombri,y la carne de jembra, dá á jembra.

 Hay que dil á buscal al muchachocuantis que,

se puea,y le dicis á aquellos señoris

 que esu que no quita pa qui se agraeza,
 pero que á su padri le jaci ya falta;y asín se la enreas.

 No lo quieo jolgacián , aunque muchussaberis trujiera.

 Y no es esu solu lo que á mi me enrita,
 que otras cosas me jacin más mella…
 Hay que dil á buscalo cá y cuando:
 que venga, que venga,porque, mira:

¡me gieden los hombrisque son medio jembras!…

Es hijo de campesinos propietarios de sus tierras. Pasa su infancia en el pueblo natal asistiendo a su escuela, y a los 15 años se traslada a Salamanca a proseguir los estudios, datando de esa época sus primeros versos. Simultáneamente trabaja en un almacén de tejidos. Obtiene en 1888 el título de maestro de escuela y se le destina a Guijuelo, a unos 20 km de su pueblo natal. Tras una corta estancia se traslada a Madrid a continuar estudios en la Escuela Normal Central. Reside poco tiempo, pues la metrópoli le produce rechazo (la tilda en algunas cartas de Modernópolis).Es destinado a Piedrahíta (Ávila), donde pone en práctica los nuevos conocimientos pedagógicos adquiridos en Madrid. Su estado de ánimo es bajo, firmando las cartas a sus amigos como El Solitario.El joven maestro se perfila ya como un muchacho triste, melancólico, muy sensible y de profundas convicciones religiosas (recibidas de su madre, Bernarda), que ya se notan en sus poemas. Al conocer a su mujer Desideria (a la que apoda cariñosamentemi vaquerilla) en 1893, sufre un cambio radical, que se acentúa a partir de su boda, un 26 de enero de 1898 en Plasencia. Abandona el puesto de maestro y se traslada a Guijo de Granadilla en Cáceres, donde administra la dehesa El Tejar, propiedad del tío de su esposa. Allí encuentra el tiempo y sosiego para madurar su poesía. Al nacer su primer hijo (Jesús, 1898) compone El Cristu benditu, primera de sus famosas Extremeñas.Fallece el 6 de enero de 1905, a consecuencia de una pulmonía mal curada.El ayuntamiento de Guijo de Granadilla mantiene la casa que habitó, como museo, donde se muestran manuscritos y objetos personales del poeta, donación de sus herederos.
Extraído de aquí.