John, violonchelista: tocar para Dios