El Beato Leopoldo nació en Castelnovo I (Herceg-Novi) en la Bocche di Cattaro (Kotor) el 12 de mayo de 1866, el undécimo de los doce hijos de la piadosa y trabajadora familia croata de Pietro Mandic y Carlotta Carevic. En el bautismo recibió el nombre de Bogdan (Adeodato) John.

Su bisabuelo paterno Nicola Mandic procedía de Poljica, en la archidiócesis de Split (Split), donde sus antepasados ​​- «señores bosnios» – habían llegado de Bosnía, en el lejano siglo XV.
Desde temprana edad, Bogdan mostró un carácter fuerte, pero también reveló una marcada piedad, nobleza de alma y compromiso con la escuela. Pronto se sintió atraído por la vida religiosa.

En Castelnovo en ese momento los PP. Los capuchinos de la provincia veneciana y Bogdan tomaron la decisión de ingresar en la orden de los capuchinos. Primero fue acogido en el seminario seráfico de Udine y luego, a los dieciocho años, el 2 de mayo de 1884 – en Bassano del Grappa (Vicenza) – tomó el hábito religioso, recibiendo el nuevo nombre de Fra Leopoldo y comprometiéndose a vivir la regla y
el espíritu de St. Francisco de Asís. Continuó sus estudios filosóficos y teológicos en Padua y Venecia, donde, en la Basílica de la Madonna della Salute, fue ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1890.

Desde 1887, fray Leopoldo se sintió llamado, varias veces y «claramente», a promover la unión de los cristianos orientales separados con la . Pero, ¿cómo se puede realizar esta vocación? Debido a su constitución física delgada y un impedimento en el habla, no podía dedicarse a predicar. Los superiores, por tanto, lo asignaron al servicio de las almas, como ministro de la reconciliación. Fue confesor en varias ciudades: Venecia, Zara, Bassano del Grappa, Thiene en el santuario de la Madonna dell’Olmo y, desde octubre de 1909, en Padua. En 1923 fue trasladado a Fiume (Rijeka), pero al cabo de unas semanas, ante las insistentes peticiones de los paduanos, se le ordenó regresar a su ciudad, donde permaneció hasta su muerte, el 30 de julio de 1942.

Allí, en su abarrotada celda confesional, siguió acogiendo a numerosos penitentes, escuchándolos con paciencia, alentándolos y consolando, restaurando la paz de Dios en las almas y en ocasiones obteniendo incluso gracias de orden temporal. Durante el frío invierno y el bochornoso verano, sin vacaciones, atormentado por diversas enfermedades, permaneció al servicio de las almas hasta el último día, convirtiéndose en un verdadero mártir del confesionario.

Sin embargo, hizo todo esto teniendo presente lo que él mismo consideraba la misión principal de su vida: ser útil a su pueblo ya la unión de las Iglesias. No habiendo podido entregarse al apostolado entre los hermanos orientales separados, se comprometió con un voto, repetido varias veces, a ofrecer todo – oraciones, sufrimientos, ministerio, vida – por este propósito. Por tanto, en cada alma que solicitaba su ministerio, había decidido ver «su Oriente».

Pero esto no significó que el deseo de servir a su pueblo incluso con presencia física le fallara. Un día le dijo a un amigo: «Ruega a la Bendita Maestra que me conceda la gracia de que, después de haber cumplido mi misión en Padua, pueda traer mis pobres huesos entre mi gente para el bien de esas almas. De Padua, por ahora.» , no hay forma de escapar, me quieren aquí, pero soy como un pájaro en una jaula: mi corazón está siempre más allá del mar ”.

Esta ansiedad fue también parte de ese sacrificio por el que el P. Leopoldo merece ser considerado uno de los mayores precursores y apóstoles del ecumenismo. Mientras estuvo vivo, su misión permaneció oculta; ahora se ve muy bien frente a toda la Iglesia. El beato Leopoldo señala el camino de la unidad de todos los cristianos, que es el camino del sacrificio y la oración para que «todos sean uno» (Jn 17, 21).

En 1946 se iniciaron los procesos de información para la beatificación. El 1 de marzo de 1974 se dictó el Decreto sobre las virtudes heroicas del Siervo de Dios, y el 12 de febrero de 1976 siguió el Decreto sobre los milagros atribuidos a su intercesión.

Por fin ha llegado el día de la solemne beatificación, decretada por Pablo VI, Papa del , y de la intensa dedicación al ecumenismo.

El 2 de mayo de 1976 fue proclamado «Beato» por Pablo VI.

Cuatro circunstancias hacen que el acontecimiento más auspicioso de la canonización sea particularmente conmovedor: tiene lugar dentro del extraordinario Año Santo de la Redención; durante el transcurso del que tiene como tema la «Reconciliación»; el día -16 de octubre de 1983- que coincide con el quinto aniversario de la elección al pontificado de Juan Pablo II; y en el que también se recuerda su 25 aniversario del Episcopado.