Ideas sueltas para ser una persona mejor (y 2)


PRINCIPIOS PERSONALES DE ACTUACIÓN
Si necesitas explicación de cualquiera de los puntos pídela a juanfro@gmail.com

51 El desánimo es excusa fácil que lleva al fracaso.

52 El fracaso es para los que no lo intentan.

53 Aprender de mis fracasos para que no se repitan.

54 Un amigo es un tesoro a quien necesito y que también me necesita.

55 La confianza no se impone, se infunde.

56 Para mí quiero ventanas y no espejos.

57 En mi casa cada uno necesita que yo pierda tiempo con él.

58 Detrás de las nubes siempre está el sol.

59 Haz bien lo que decidas hacer; con perfección,  hasta el último detalle.

60 El infierno está empedrado de buenas intenciones.

61 El más tonto siempre habla primero. Antes de reaccionar, ubícate.

62 Los hijos tienen derecho a tener padres; y no al revés.

63 La fe es un gran regalo que se puede perder.
Si no confío en Dios acabaré confiando en ídolos, comulgando con ruedas de molino. El hombre necesita poder confiar.

64 Una persona es mucho más que un cuerpo.
MACHISMO: La relación hombre-mujer debe ser muy diferente a la relación macho-hembra.

65 Los hombres y las mujeres somos iguales pero no idénticos: no confundir igualdad e identidad.

66 Trabajar no es una maldición sino un medio de superarse.

67 Hay reuniones profesionalmente inexcusables y otras imprescindibles por razones sociales.

68 Si obedezco no me equivoco.
Es más fuerte el que obedece. Obedecer es imprescindible para que una organización funcione. El que manda también obedece. Obedecer consiste en escuchar, entender, hacer exactamente lo que se me pide de la mejor manera posible.

69 Eso lo hago yo: frase mágica en el hogar.

70 Ley del espejo: Vemos nuestros defectos reflejados en los demás.

71 Aprender a decir que no.

72  Lo que necesito cabe en una mochila. No comprar cosas que no necesito.

73 La comida sabe mejor si se comparte.

74 Nunca morder los dedos de quien me alimenta.

75 Dar la bienvenida al recién llegado.

76 Evitar la arrogancia del nuevo: darme un periodo de tres meses y un día, de silencio y aprendizaje.

77 Hasta un reloj roto da la hora bien dos veces al día. Cada uno es bueno en algo. No hay gente que no sirve.

78 Trata a tu hijo como un esclavo hasta los catorce años. De los catorce a los 22 trátale con la deferencia de un príncipe. Te habrás ganado un amigo para siempre. Confucio.

79 La consecución de hábitos, de objetivos, es un carrera de fondo. Sin prisa pero sin pausa. Los frutos se ven al final de la cosecha. Vísteme lento que tengo prisa.

80 Los excesos siempre son malos. Hay cosas malas que son legales (aborto, consumicion de drogas) y hay cosas ilegales que no son malas (fumar).

81 Hay personas con las que pasas años y no te causan ninguna impresión; hay personas con quienes pasas unos minutos y te marcan para toda la vida.

82 Comenzar es de muchos; acabar es de genios (de santos).

83 La perfección absoluta no existe. Los cuadros no se acaban, se dejan.

84 Apasionado, sí; obsesionado, no. No hablar de la magia.

85 Si no le encuentro ningún defecto es que no le conozco suficientemente o estoy cegado.

86 Conserva el orden y el orden te conservará a ti.

87 Una montaña se sube mejor si hay un amigo en la cumbre.

88 El odio perjudica al que odia.

89 Alergia a la mentira, mentirijilla, simulación o excusa.

90 la naturaleza es sabia: tenemos dos orejas, dos fosas nasales, dos manos, dos ojos y una boca.

91 con los padres:
Cuando tengas que escuchar, escucha. Cuando tengas que hablar, cállate.

92 ahora comienzo. Comenzar y recomenzar.

93. Con Dios podemos todo.

– En esta vida un hijo de Dios debe sufrir.

– Pensar mal de alguien no mejora la situación.

. Pensar mal de uno mismo tampoco.

. Nunca pienses mal.

– No es alguien que te interrumpe; es una oportunidad de servir.

– Trata bien a tu cuerpo: contrólate en la comida y en la bebida.

. Trata bien a tu cuerpo: quítate comodidades.

– Respeta la dignidad de tu cuerpo: no te uses como un objeto para obtener placeres.

. Respeta la dignidad de su cuerpo: no lo uses como un objeto para obtener placeres.  No lo veas así.

– ¿No entiendes ese sufrimiento?: No hace falta comprender. Sólo acéptalo y no añadas preocupaciones al dolor.

– Si no distingues una bombilla de un enchufe, no seas electricista. Si no sabes los mandamientos, no seas inventor de religiones.

– Héctor y su padre veían la televisión. Salieron en la pantalla unas actrices famosas, y el joven alabó en voz alta su belleza. La respuesta de su padre le gustó mucho: “No te engañes. Sólo son niñatas, nenas monas. Para mujer-mujer: tu madre”.

– Nuestras acciones nos hacen mejores o peores: quien trabaja se hace trabajador, quien roba se hace ladrón.

– ¿Eso está mal?, pues no lo hagas.

– O somos dioses o somos criaturas.

– La primera actitud de una criatura debe ser adorar y alabar al Creador, darle culto.

– Tener razón es poco importante.

.

– 

– Ni el dinero ni el sexo dan la felicidad. A menudo la quitan.

– Una joven de costumbres y vestimenta ligeras no es una mujer ideal o ejemplar, sino otro tipo de mujer.

– Los hijos no son una plaga maligna de la que hay que librarse a toda costa.

– La misma caridad exige unas veces intervenir y otras dejar en paz.

– Nadie se arrepiente de traer un hijo al mundo. Es una decisión siempre acertada.