Oremos para que María, de misericordioso, ayude al contemporáneo a conquistar la victoria de la sobre la angustia, de la sobre la , de la paz sobre la ansiedad, de la y belleza sobre el tedio y la náusea, de la esperanza eterna sobre la temporal, de la sobre la … (MC. 57).