LA CÁRCEL

En ella, un reo había sido sentenciado a morar por siempre en una vieja, sucia y oscura mazmorra. No queriendo arrepentirse de su desatinada vida, orgulloso gritó que de alguna forma escaparía. El rey, en un acto de misericordia y gracia, le dijo que le perdonaría todo si encontraba la única salida existente. Su celda…
Leer anécdota


Carta a un niño mongólico

Fueron solo unos instantes, los mas amargos de mi vida, pero solo fueron unos segundos. Desde entonces nunca te he negado. Sin embargo, aquel dia mi falta de coraje impidio que, cuando te cogi en brazos, te cubriera de besos. Ocurrio en la fria madrugada del 13 de febrero de 1986. A las seis y…
Leer anécdota


Piropos de amor

Las jaculatorias o piropos son frases ardientes enviadas al corazón del amad@. En esta página (https://www.rincondechistes.com/piropos/ambiental.html -que igual compensa o igual no, depende,) hemos descubierto algunos dignos de mención. Pulsa en leer más… “Cuando las rocas hablen, cuando las aguas dejen de correr, en ese preciso instante te dejaré de querer.” “En la mañana supe…
Leer anécdota


Misión de mujer

Mujer, a través de tu trabajo, te manifiestas día a día con ese talento único por tu percepción y delicadeza, que hacen de cada día un nuevo horizonte, tu labor se agrega al esfuerzo del hombre que quiere manifestar su talento creador. Sin ti no seria posible edificar el camino al progreso ya la prosperidad,…
Leer anécdota


Vivir como extraños en la misma casa

Qué fuerte: Vivía con su hermana sin darse cuenta de que estaba muerta. Una mujer convive un día con su hermana en su piso de Valencia sin saber que está muerta. La fallecida, de más de 80 años, nunca salía de casa y sólo recibía la visita de sus sobrinos. Las hermanas Alabau no salían…
Leer anécdota


El insomnio de la bella durmiente (Aprovechamiento del tiempo)

La Bella Durmiente tenía insomnio Y ¿qué se puede hacer con el insomnio? Una pastillita para dormir. Están para eso. Y el descansar es una obligación para los que no nos pertenecemos. Y luego a esperar a que venga el sueño, quizá leyendo, quizá en otra ocupación; como en el cuento siguiente… ¡Qué tragedia!Tú recordarás…
Leer anécdota