Para querer no hace falta abrazar

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (15 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando…

Abrazoterapia para los niños malos Cada uno manifiesta su cariño como puede. Y el que no lo manifiesta es que no lo tiene.No hay que inventarse iniciativas de “te demuestro cariño”. Si uno quiere a alguien, éste lo nota: tiene manifestaciones externas naturales. Asímismo, se nota externamente el rechazo. A todos nos cae gente mal…
Leer anécdota


Los presos tienen cura

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

«Tío, Jesucristo ha cambiado mi vida totalmente; su poder es increíble» Historias de un cura de una prisión Continúa la anécdota… Lleva 25 años dedicándose a la pastoral penitenciaria y no tiene ninguna intención de abandonar su tarea. Cada mañana se levanta a las cinco y media para tener un rato de oración y coger…
Leer anécdota


Carta de un padre socialista a su hijo sobre la religión

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…

El socialista Jean Jaurés nació en 1859 en Castres, Francia. Fue diputado por el Partido Obrero Francés en 1889, manteniéndose como parlamentario hasta 1898. Posteriormente fue elegido también en las elecciones de 1902, 1906, 1910 Y 1914. Murió en 1914. En 1904 fundó el periódico L’Humanité. En 1905 consigue unir bajo su liderazgo a los…
Leer anécdota


Pensar en los demás por nuestro propio bien

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La gripe aviar (de nuevo) Un viernes por la tarde; vuelves a casa. En la radio de tu móvil escuchas las noticias. Se cuenta una historia de poca importancia: En un pueblo lejano han muerto tres personas de alguna gripe que nunca antes se había visto. No le pones mucha atención a ese acontecimiento… El…
Leer anécdota


La Pobreza Cristiana

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

Una mujer pobre… nos dio limosna  (pobreza y generosidad) Fuimos tres amigos a aquella casa. Tendríamos entre 15 y 16 años: esa edad en la que el corazón acoge deseos de hacer cosas grandes por los demás. Nos habíamos decidido a visitar a alguna persona necesitada para llevarle un pequeño obsequio –compramos unos pasteles-, acompañarla…
Leer anécdota


Pasión, amor y tentaciones

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

PASIÓN ABRASADORA, PASIÓN QUE ME ATORMENTA. Amor y pasión. Su equilibrio es MUY complicado: para simplificar, hay que pedírselo a Dios, y que Dios te ayude. Como dice un autor*, refiriéndose a un texto de San Pablo:Y yo sé que en mí (es á saber, en mi carne) no mora el bien: porque tengo el…
Leer anécdota


Los tesoros de la abuelita (apegos y desapegos, desasimiento)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 2,33 de 5)
Cargando…

La vida es un viaje de ida y vuelta. Me contaba un amigo que su abuela, con alzheimer avanzado, escondía el queso mordido en los lugares más inverosímiles de la casa… Por doquier aparecían “tesoros” de la abuela… El problema fue detectado del todo el día en que la abuelita perdió su dentadura. No sabía…
Leer anécdota


Madre, la Obra Maestra (Amor, desinteres, entrega…)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Estaba Dios en su taller de orfebre, trabajando arduamente en su ultima creación, cuando de repente, un grupo de ángeles, intrigados por su afanosa entrega se atrevieron a interrogarle: ? ¿Qué hace señor? Estaba Dios en su taller de orfebre, trabajando arduamente en su ultima creación, cuando de repente, un grupo de ángeles, intrigados por…
Leer anécdota


Más anécdotas:
Otra forma de leer más anécdotas consiste en deslizar a la izquierda para ir a las anécdotas más recientes o deslizar a la derecha para ir a las anécdotas más antiguas.