La Iglesia camina entre “hermanos de la esperanza”


 



De nuestra enviada especial, Mónica Zorita

Subiendo cuestas empinadísimas y adoquinadas del barrio de Fener, se llega al Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. Se trata de una zona de la ciudad verdaderamente auténtica, los niños juegan a bajar con cartones las cuestas, la ropa está tendida en todas las ventanas, y los señores miran pasar a la gente desde la puerta de sus casas. El nombre de Fener, viene de Phanar, que en griego antiguo significa ‘La Casa de la Luz’. Y aquí encontramos la Iglesia de San Jorge, todo el que llega se queda boquiabierto ante tal belleza. Este lugar sagrado, ha sido testigo de una de las imágenes del viaje del Papa a Turquía: Bartolomé I besando la cabeza de Francisco tras la oración ecuménica por la unidad de las Santas Iglesias. Un gesto que simboliza el recorrido de la Iglesia que está caminando entre “hermanos de la esperanza”, como dijo Francisco, “un camino hacia la plena comunión, con signos elocuentes de una unidad real, aunque todavía parcial”.

La comunidad ortodoxa celebra el 30 de noviembre la festividad de su patrono, San Andrés, y en la iglesia de San Jorge, edificada en 1720, se vivieron momentos de intensa emoción. Como explicó el obispo de Roma, “celebrar la Divina Liturgia en la Iglesia Patriarcal de San Jorge es una gracia singular que el Señor concede”. Durante su discurso el Papa, en este ambiente de reconciliación entre los cristianos de Oriente y de Occidente, insistió en “la aceptación de todos los dones que Dios ha dado a cada uno”. 

 

 

(from Vatican Radio)