Recordarse lo importante: despertadores de la memoria

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…

Industrias humanas en Filipinas: Despertadores de la memoriaNo son ejercicios de Sudoku:  Las caras de los terroristas, en botellines de agua Libertad digital17.1.2006 Las autoridades filipinas recurrieron al reparto de botellines de agua, que en lugar de una marca comercial llevan una etiqueta de búsqueda y captura, para impulsar su campaña antiterrorista en áreas remotas…
Leer anécdota


La historia de J. Walker

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Dios sale de su escondite en el Camino de Santiago Cuando sale Dios y se deja ver es tremendo, maravilloso. Voy a contar una experiencia del Camino a pie a Santiago de verano 2005, agosto. Llegábamos cansados a aquel albergue. Nos dieron habitación y, después de recibir las camas procedimos a la higiene y al…
Leer anécdota


Mi mayor defecto: la sinceridad

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Por qué decir la verdad es tan duro? En una encuesta en los EEUU, el 52% de los entrevistados dijeron que encontraban fácil hacer la declaración de los impuestos, mientras que el 29% lo encontraba difícil.En la misma encuesta se hacían varias preguntas a los contribuyentes sobre cómo percibían la posibilidad de hacer trampas en…
Leer anécdota


Quitar la ocasión (anécdota de castidad)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Contaba un clérigo la anécdota de los trescientos, como consejo para vivir la virtud cristiana de la castidad, que se podría poner hoy como: 1. Vivir a trescientos kilómetros de la novia o novio, 2. mirar internet junto con trescientas personas y 3. ponerse trescientos botones en el pantalón, para desanimarse desabrochando, si llega un…
Leer anécdota


Enfados: ahora no respiro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…

Los enfados son casi siempre contraproducentes. Aunque tenemos el testimonio de que Jesucristo mismo se enfadó (echando a latigazos a los mercaderes del templo), también sabemos que el enfado fue producido por razones de amor a Dios (lo que en inglés llaman Divine Rage o Ira Divina). Y el resto o son pantomimas que no…
Leer anécdota