Marcada

Conversión de San Agustín de Hipona

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 3,67 de 5)
Cargando…

En su carta del 26 de Agosto de 1986, (Juan Pablo II, Lettera Apostolica Augustinum Hipponensem nel XVI centenario della conversione di S. Agostino), el Santo Padre recuerda la trayectoria de San Agustín, maestro de la Iglesia y de la […]


Un millón de ateos no cría un odiador

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 2,33 de 5)
Cargando…

Llama la atención el revuelo que lleva un crucifijo.  A algunos se les revuelven las tripas.  Y para ellos es mucho más noticia que un crucifijo esté delante de un organismo público, que que un cuarto de la población esté […]


LE HABÍAN ENSEÑADO A PENSAR

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y  Premio Nobel de Química en 1908, contaba la siguiente anécdota: Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a  punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta […]


Herodes mató a menos gente: los diez tópicos abortistas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Un día esta locura se verá como es: un exterminio Puesto en plata y positivo: La mujer no es dueña de su cuerpo, ya que el feto es otro ser diferente, que depende de ella. El embrión no es una masa […]


Tener razón no es importante

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Razonar, pensar por libre y obedecer…Las personas inmaduras (adolescentes y eternos adolescentes) piensan a menudo que hay una sóla solución para los problemas. También se obcecan con tener razón (por que piensan que tener razón es muy importante, cuando en […]


Zarra: no se subió a la parra con el éxito

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (20 votos, media: 2,65 de 5)
Cargando…

Su fama como rematador superaba los límites. En una ocasión, con motivo de un partido internacional amistoso entre Suecia y España en el año 1951, las calles de Estocolmo aparecieron empapeladas con la siguiente leyenda: «Vea usted la mejor cabeza […]