Para algo sirve la historia

Hace falta mirar atrás y reflexionar. Aquel prusiano barbudo nacido en 1818 y muerto en 1883,  que había dedicado demasiado tiempo a pensar, no sólo se unió al movimiento comunista en París y junto a Engels escribió unos libros como el Capital o simplemente un libreto como el Manifesto Comunista. No. Sus ideologías han llevado a que personas carentes de escrúpulos hayan ordenado las mayores masacres de la historia de la humanidad. 

El responsable que se esconde detrás de la concepción del ser humano en el comunismo debe dar cuenta de:

  • URSS, 20 millones de muertos
  • China, 65 millones de muertos
  • Vietnam, 1 millón de muertos
  • Corea del Norte, 2 millones de muertos
  • Camboya, 2 millones de muertos
  • Europa occidental, 1 millón de muertos
  • América latina, 150 000 muertos
  • África, 1,7 millones de muertos Afganistán, 1,5 millones de muertos
  • Movimiento comunista internacional y partidos comunistas no situados en el poder , 10 000 muertos
  • En total la cifra se acerca a los cien millones de muertos

Y debe dar cuenta al Ser Supremo que llamamos Dios. Hoy en día hay seguidores marxistas entre los partidos, entre los políticos, entre las ideologías (los socialistas son marxistas), entre algunos cristianos y entre algunos que se dicen católicos…

Abramos un libro que analiza los datos, la historia. Un dedo que acusa sin miedo. Descubramos qué es el marxismo, qué es el comunismo. Y por qué la Iglesia pide mantenerse totalmente al margen de la ideología marxista y comunista.

Sigue con alucinantes citas del libro negro del comunismo… (tema y cita).

Jruschov, confesión y conciencia

Jruschov recuerda sus estados de ánimo: «el Congreso va a terminarse; serán adoptadas algunas resoluciones, todas formales. ¿Y qué? Aquellos que fueron fusilados por centenares de miles permanecerán sobre nuestras conciencias».

«De repente apostrofa con dureza a sus camaradas: ¿Qué vamos a hacer con aquellos que fueron detenidos, liquidados? … Ahora sabemos que las víctimas de las represiones eran inocentes. Tenemos la prueba irrefutable de que, lejos de ser enemigos del pueblo, eran hombres y mujeres honrados, dedicados al Partido, a la Revolución, a la causa leninista de la edificación del socialismo y del comunismo… Es imposible ocultar todo. Antes o después, aquellos que están en prisión, en los campos de concentración, saldrán y volverán a sus casas. Relatarán entonces a sus padres, a sus amigos, a sus camaradas lo que sucedió … Por eso estamos obligados a confesar a los delegados todo sobre la manera en que se ha dirigido el Partido durante estos años … ¿Cómo pretender que no sabíamos lo que sucedió? … Sabemos lo que era el reinado de la represión y de la arbitrariedad en el Partido y debemos decir al Congreso lo que sabemos … En la vida de cualquiera que ha cometido un crimen llega un momento en que la confesión le asegura la indulgencia si es que no la absolución»

Hambre

A pesar de la movilización internacional, al menos cinco millones de personas murieron de hambre en 1921-1922, de los 29 millones de personas afectadas por el hambre.

Una disposición inédita del nuevo código penal era el destierro a perpetuidad, con la prohibición aneja de regresar a la URSS bajo pena de ejecución inmediata. Entró en vigor en el otoño de 1922, en el curso de una gran operación de expulsión que golpeó a cerca de doscientos intelectuales de renombre de los que se sospechaba que se oponían al bolchevismo. Entre estos figuraban en primer lugar todos aquellos que habían participado en el comité social de lucha contra el hambre, disuelto el 27 de julio de 1921… Todos tuvieron que firmar un documento estipulando que en caso de regreso a la URSS serían inmediatamente fusilados. ¡El expulsado estaba autorizado a llevar un abrigo de invierno y un abrigo de verano, un traje y una muda de ropa interior, dos camisas de día y dos de noche, dos calzoncillos y dos pares de zapatos! Además de estos efectos personales, cada expulsado tenía derecho a llevar veinte dólares en divisas.

Entre los puntos negros de la historia soviética ha figurado desde hace mucho tiempo la gran hambre de 1932-33 que, según fuentes hoy en día incontestables, causó más de seis millones de víctimas.
A diferencia de la hambruna de 1921-22, reconocida por las autoridades soviéticas que apelaron ampliamente a la ayuda internacional, la de 1932-33 fue siempre negada por el régimen, que cubrió con su propaganda aquellas voces que, en el extranjero, atrajeron la atención sobre esta tragedia.

Deportados, hambre y muerte

En tres años, se puede estimar que al menos 300.000 deportados murieron en las deportaciones.

Prisión

La prisión de Balashevo contiene cinco veces más personas de las que está previsto, y en Elan hay en la pequeña prisión del distrito 610 personas. En el curso del último mes, la prisión de Balashevo: 78 condenados, entre los cuales 48 tenían menos de diez años.

Muerte, canibalismo

En los campos, la mortalidad alcanzó cifras máximas en la primavera de 1933. Al hambre se unió el tifus. En poblaciones de varios millares de habitantes los supervivientes no se contaron más que por decenas. En los informes de la GPU se señalaron algunos casos de canibalismo, al igual que en los de los diplomáticos italianos en Jarkov que confiesan que con esta carne confeccionaban un sucedáneo de empanadillas que vendían inmediatamente en el mercado.

Hambruna, coherencia

Mientras en el año de 1933 millones de campesinos morían de hambre, el Gobierno soviético continuaba exportando al extranjero 18 millones de quintales de trigo.

Hambruna

El campesinado de Ucrania pagó el tributo más pesado con al menos cuatro millones de muertos. En Kazajstán se produjo un millón de muertos aproximadamente, sobre todo en la población nómada privada de todo su ganado desde la colectivización y sedentarizada a la fuerza. En el Cáucaso del Norte y en la región de las tierras negras se produjo un millón de muertos.

Persecución religiosa

En octubre de 1929 se ordenó la captura de las campanas. Según datos incompletos, más de 30.000 ministros de culto fueron desterrados en 1930… El 1 de marzo de 1930, 6715 iglesias habían sido cerradas o destruidas.

Jrushchov

Durante el XXII Congreso del PCUS, en octubre de 1961, Jruschov reconoció públicamente muchas atrocidades pero no dijo nada de la amplitud de estas represiones, de las que él mismo había sido directamente responsable, al igual que muchos otros dirigentes de su generación.

Víctimas, muerte

A través de las grandes categorías de víctimas –cuadros y especialistas, elementos socialmente peligrosos (los ex), espías- se capta las principales funciones de este paroxismo del asesinato que tuvo como víctimas a cerca de 700.000 personas en dos años (36-38).

Muertes, desplazados

Intentemos elaborar un balance provisional de los diversos aspectos de esta represión que no se sitúan, naturalmente en el mismo plano:

  • Seis millones de muertos después de la hambruna de 1932-33 imputable a la política de colectivización.
  • 720.000 ejecuciones de las que más de 680 se produjeron en los años 1937-38.
  • 300.000 fallecimientos atestiguados en los campos entre 1934-1940 y unos 400.000 para toda la década. 600.000 fallecimientos atestiguados entre los deportados.
  • alrededor de 2.2000.000 deportados, desplazados o colonos especiales;
  • una cifra acumulada en los campos o colonias del Gulag de siete millones de personas entre 1934-1941.

Lealtad

Pero el episodio más trágico, en el que Stalin dio muestras de todo su cinismo, fue el de la entrega de los alemanes antifascistas a Hitler. En 1937, Las autoridades soviéticas decidieron expulsar a los residentes alemanes… Otto Walter, litógrafo en Leningrado y residente en Rusia desde 1908, llegó a Berlín el 4 de marzo de 1937. Se suicidó tirándose por la ventana de la casa donde estaba alojado… En algunos casos, los expulsados corrían la misma suerte que el comunista austriaco Paul Meisel, que en mayo de 1938 fue conducido hasta la frontera austriaca, vía Polonia, para ser entregado a la Gestapo. Paul Meisel desaparecería en Auschwitz, por ser judío.
Desde 1939 hasta 1941, de 200 a 300 comunistas alemanes fueron entregados a la Gestapo, para demostrar la buena voluntad soviética hacia su nuevo aliado.

Repatriación

Aún no había pasado una semana de la firma de los acuerdos de Yalta, cuando unos transportes abandonaban las islas británicas en dirección a la URSS. En dos meses, desde mayo hasta julio de 1945, desde las zonas occidentales de ocupación, más de 1,1 millón de personas, consideradas por Moscú como soviéticas (incluidos los bálticos anexionados en 1944 y los ucranianos). Estos actos se realizaron a veces en condiciones atroces: los suicidios individuales o colectivos (familias enteras) fueron frecuentes, al igual que las mutilaciones. Durante su entrega a las autoridades soviéticas, los prisioneros intentaron en vano oponer una resistencia pasiva, pero los angloamericanos no dudaron en recurrir a la fuerza para satisfacer la exigencias soviéticas. A su llegada, los repatriados eran controlados por la policía política. El mismo día de la llegada del Almanzora a Odesa, el 18 de abril, se realizaron una serie de ejecuciones sumarias. La escena se repitió cuando llegó el Empire Pride

Suicidio

Las autoridades militares inglesas en Italia el 8 de mayo de 1947 se llevaron del campo número 7 a 175 rusos para enviarlos supuestamente a Escocia, y del campo número 6 a diez personas (en este campo había familias enteras). Cuando estas 185 personas ya estaban lejos de los campos, les quitaron todos los objetos que les pudieran servir para suicidarse y les dijeron que en realidad no iban a Escocia sino a Rusia. A pesar de todo algunos consiguieron suicidarse.

Torturas, verdad

Privación de sueño: durante siete o nueve días, el prisionero, de pie en una celda oscura, es despertado con golpes en la cara. (…). Este método, llamado “playa” o “Zakopane” por los oficiales instructores, provoca un estado próximo a la demencia –el preso es presa de trastornos psíquicos: visiones sonoras en color, similares a las provocadas por el uso de peyote o mescal-.

Además, debo subrayar que, durante seis años y tres meses, he sido privado de cualquier tipo de paseo. A lo largo de diez años y dos meses, no he podido tomar un solo baño; en cuatro meses y medio aproximadamente he estado sometido a un severo aislamiento, sin posibilidad alguna de comunicarme con el mundo exterior (sin noticias de mi familia, cartas, libros o periódicos, etc.).

Las torturas y tormentos aquí mencionados me fueron aplicados, entre otros, por el teniente coronel Dusza Jozef, el comandante Kaskiewicz y el capitán Chimczak Eugeniusz a fin de aterrorizarme y arrancarme declaraciones no conformes a la verdad, pero necesarias para la confirmación de una línea de instrucción y acusación previamente definida.

Nacionalismo

El agresivo nacionalismo antialemán, probablemente explicable en parte por el pasado reciente y la represión de la Alemania nazi, pesó mucho en la evolución de ciertos países y contribuyó considerablemente a limitar la implantación del comportamiento democrático. La violencia se había hecho cotidiana, trasladadas a millones de personas que pertenecían a las minorías alemanas y cuya instalación en estas regiones se remontaba en ocasiones al siglo XIII: 6,3 millones de alemanes tuvieron que abandonar sus hogares en los territorios recuperados de Polonia; 2,9 millones fueron expulsados de Checoslovaquia, 200.000 de Hungría, más de 100.000 de Yugoslavia…y nacionalistas checos desenfrenados asesinaron a miles de civiles en el curso de esta caza de alemanes.

Cárceles, verdad

Nyeste, húngaro y miembro de la resistencia, dirige tras la guerra una organización juvenil y rechaza afiliarse al PC. Al final de un proceso, purga su condena en un campo de trabajo de Resz hasta 1956. Según su testimonio, allí los presos picaban piedra doce horas al día en invierno y dieciséis en verano. Pero, para él, lo peor era el hambre…

Iglesia

La estrategia de Moscú estaba bien definida: romper los lazos de la Iglesia católica y greco-latina con el Vaticano. Es lo que dan a entender las consultas con los responsables soviéticos tras la reunión del Buró de información de los partidos comunistas en Junio de 1948…

Tortura (Rumania), fe, martirio

La imaginación delirante de Turcanu se desataba particularmente contra los estudiantes creyentes que no querían renegar de Dios. Algunos de ellos eran “bautizados” todas las mañanas del siguiente modo: se les sumergía la cabeza en los cubos llenos de orines y restos fecales mientras que los otros presos repetían a su alrededor la fórmula bautismal. Para que el suplicio no se acabara, de vez en cuando les dejaban sacar la cabeza y podían respirar antes de volver a hundírsela en aquel magma. Uno de estos “bautizados”, que había sido sistemáticamente sometido a esta clase de tortura, adquirió un tic que le duró aproximadamente dos meses, para gran regocijo de los reeducadores: todas las mañanas iba él mismo a meter la cabeza en el orinal.

Fuente de la información: https://liberpress.blogspot.com/2007/10/el-libro-negro-del-comunismo-i.html

Enlace al libro: The Black Book of Communism: Crimes, Terror, Repression by Stéphane Courtois, Nicolas W