El Papa, un hombre que necesita de mí

El 16 de abril es el Cumpleaños de Benedicto XVI 11 de abril de 2006, 9h46 Una tarta en forma de piano por el cumpleaños de Benedicto XVI CIUDAD DEL VATICANO (AFP) – Una tarta de cumpleaños de chocolate y con forma de piano, preparada por los estudiantes de una institución del Opus Dei en…
Leer anécdota


¡Muerte al infiel!

Para salvar su vida, un converso al cristianismo en Afganistán se debe declarar loco. Así es la ley Islámica: muerte para el infiel. sigue en Leer más… El riesgo de convertirse al cristianismo en un país islámico«Mirad: ¡tiene una Biblia!» En pleno siglo XXI, todavía hay partes del mundo en las que un hombre puede…
Leer anécdota


Los niños no pierden su capacidad de sorprenderse

Cuando los niños dicen ¡Oh! Marcos 14, 22-24: Mientras cenaban, tomó pan, y después de bendecir lo partió, se lo dio a ellos y dijo: Tomad, esto es mi cuerpo. Y tomando el cáliz, habiendo dado gracias, se lo dio y bebieron de él todos. Y les dijo: Esta es mi sangre de la Nueva…
Leer anécdota


Confía, Dios te ayuda

La confianza trae de la mano la fe.¡Qué paz cuando hay confianza!El pecado del hombre de hoy es la desconfianza. El hombre desconfía de su Dios: de la Iglesia, del Evangelio, de las instituciones que Dios le ofrece para su salvación. Te pongo todos los medios ¿qué más quieres, Mari-Geles?Estaba un hombre en mitad del océano…
Leer anécdota


Homenaje a aquel bendito maestro

Si describimos a este niño que veíamos en la foto hasta que el “para siempre” de internet dejó de ofrecerla, encontramos que es bien proporcionado, ordenado, simpático, con una mirada profunda y limpísima. Es un niño como cualquiera de los muchos que pululan por las escuelas de nuestro país. Hubo un maestro que utilizó su tiempo…
Leer anécdota


Vivir, ¿para qué?

Qué sentido tiene mi vida: una explicaciónUna pregunta mágica: ¿para qué? La historia del hombre es una historia de amor…El hombre nace del amor de Dios, y Dios es su destino. Poner el fin de la vida en otra cosa, es devaluarnos, empequeñecernos, asfixiarnos… en una palabra: enterrarnos. Continúa con una metáfora… Vivir ¿para qué?…
Leer anécdota