Hicimos

Cuando sale Dios y se deja ver es tremendo, maravilloso

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Voy a contar una experiencia del Camino a pie a Santiago de este verano, agosto. Llegábamos cansados a aquel algergue. Nos dieron habitación y, después de tomar posesión de las camas procedimos a la higiene y al lavado de la […]


EL CUMPLEAÑOS

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Una tarde de marzo, en un pueblito de los tantos mexicanos, durante la jornada laboral del turno de tarde, mis compañeros y yo recordamos la fecha de cumpleaños de una de nuestras compañeras, decidimos en acuerdo de todos por iniciativa […]


volvi a nacer

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Volver a nacer, un título de película (de Garci), que ocurre pocas veces en la vida; a los más afortunados. Es un aviso del cielo, una segunda oportunidad; es notar que tienes límites, que los tocas y que todo lo […]


La zorra, el oso y el león

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Habiendo encontrado un león y un oso al mismo tiempo a un cervatillo, se retaron en combate a ver cual de los dos se quedaba con la presa. Una zorra que por allí pasaba, viéndolos extenuados por la lucha y […]


Es el amor la primera evangelización (Cruz)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Anécdota contada por el arzobispo François Xavier Nguyên Van Thuân a Juan Pablo II durante sus Ejercicios Espirituales de ese año (12-18 de marzo, 2001).  «Como peregrino divino, –dice el predicador del Papa– Jesús ha implantado en nuestro corazón su […]


Confesión como terapia

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Conocí a un personaje con un cargo importante. Un poco cegato de ojos y de mente. Se levantaba por las mañanas, entraba en la empresa y empezaba a dar cornadas – disposiciones y órdenes- a diestro y siniestro. De pronto, […]