Matemática

La fe es razonable, pero no matemática

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (15 votos, media: 3,60 de 5)
Cargando…

Creer es un premio: hay que ganarse la fe ¿Qué me dirían ustedes si les endilgara mi opinión sobre electrónica sin haber nunca estudiado ni recibido clase de electrónica, ni teórica ni práctica? Por lo menos que la ignorancia es […]


Despistes y más despistes

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,20 de 5)
Cargando…

¿Se puede evitar el despiste? Tiene algo que ver con la diligencia. Cuando uno lucha, se empeña en poner atención hay menos «accidentes». Un ejemplo de despiste.Nuestro hombre era el plusmarquista mundial del despiste. Llegó a un hotel y dijo: […]


La República de los animales (Fábula Kikuyu, Kenya)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 1,67 de 5)
Cargando…

En tiempos de crisis no hacer mudanzas (S. Ignacio de Loyola) Continúa en Leer más… LA REPÚBLICA DE LOS ANIMALES (Fábula kikuyu, KENIA) – ¡Qué vida tan tonta nos toca vivir!- dijo un día el conejo estirando las patas de […]


El efecto Flynn

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Los niños, idiotizados por la televisión y las maquinitas, son cada vez más inteligentes «Déjame pensar», dijo el niño mientras se ponía el dedo en la boca.«¿Por qué te pones el dedo en los labios?», le preguntó su abuela.«Porque los […]


Despistado aunque superdotado: anécdotas de despistes

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Algunas Joyas de «EL MUNDO DEL DESPISTADO»Una de las características más habituales de los Superinteligentes es el gran despiste en muchas de las cosas de su vida diaria. Cosas como: – No ver el cristal transparente de la puerta y […]


UNA ACTIVIDAD FORMATIVA DE GRUPO: LA IMPORTANCIA DE UN ELOGIO

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

La importancia de un Elogio  El estaba en el primer tercer año de primaria que yo enseñé en la escuela Saint Mary’s en Morris, Minn.  Mis 34 estudiantes eran queridos para mí, pero Mark Eklund era uno en un millón.  […]