Refranes y Protocolo – El saber popular aplicado al protocolo (I)

Lo cortés no quita lo valiente.La educación y el respeto a las personas no está reñido con defender cada uno sus convicciones. No podemos perder las buenas maneras con personas con las que no compartimos criterios o formas de pensar. Buenos modales juntan caudales y abren puertas principales.Las buenas maneras y la buena educación, abren…
Leer anécdota


Refranes y Protocolo – El saber popular aplicado al protocolo (III)

Comprenderlo todo es perdonarlo todo.No juzguemos actitudes y comportamientos que no compartimos. Es síntoma de buena educación comprender comportamientos ajenos, sin recriminarlos. Siempre es mejor excusarlos que ridiculizarlos. Ahi se ve la grandeza de una persona. Oir, ver y callar, recias cosas son de obrar.Se podría equiparar a “La prudencia es la madre de la…
Leer anécdota


LA CÁRCEL

En ella, un reo había sido sentenciado a morar por siempre en una vieja, sucia y oscura mazmorra. No queriendo arrepentirse de su desatinada vida, orgulloso gritó que de alguna forma escaparía. El rey, en un acto de misericordia y gracia, le dijo que le perdonaría todo si encontraba la única salida existente. Su celda…
Leer anécdota


Una birra, por capricho

Ante la puerta de una agencia de transportes de Hamburgo (Alemania), dos hombres acababan de cargar un camión, cuya mercancía deberían llevar aquella misma tarde a un almacén de Harburg. La población enclavada al otro lado del río Elba. Konrad Wolnik conducía el camión. De anchas espaldas, alto y robusto, con un genio endiablado y…
Leer anécdota


¿Por quién recibirías un tiro?

Un tiro por Cristo Cuentan que durante la guerra de los “cristeros”, cuando la Revolución Mexicana persiguió a muerte a la Iglesia, las misas se hacían clandestinamente y los vecinos se pasaban la voz cada vez que llegaba un sacerdote vestido de paisano al pueblo. En un pueblo, en algún lugar rural de México, esperaban…
Leer anécdota


Usa la cabeza

En un pueblo grupo de personas se divertía a costa de un pobre hombre, que vivía de pequeñas dádivas y limosnas. Diariamente ellos llamaban al hombre al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de 1 euro y otra de dos euros. Él siempre escogía la menos valiosa, lo que era…
Leer anécdota


Si lo hubiera sabido…

Un soldado que pudo volver después de haber peleado en la guerra de Vietnam, les llamó por teléfono a sus padres desde San Francisco. “Queridos papás voy de regreso a casa, pero  voy a pediros un favor. Traigo conmigo a un amigo que me gustaría que se quedara a vivir con nosotros”. Ellos contestaron, “Nos encantaría…
Leer anécdota