Es cuestión de entrenarse (desde Nigeria)

La vida es entrenamiento valor de la mortificación. Ocurrió en la Casa de Retiros de Iroto, Estado de Ogún, Nigeria. Ese día el Gobernador del Estado de Ogún, Sam Ewang, había revisto visitar la Casa de Retiros y Centro Rural de Iroto. Aunque el plan era que aparecieran a la 1.00 pm el Gobernador y…
Leer anécdota

El drama de las patatas fritas

La Ley del GustoHay quien pasa por la vida regalándose todos los gustos. Cuando esto mismo se convierte en ley, ocurre que la misma naturaleza se resiente. De ahí que “la mortificación del gusto” sea altamente recomendada (en vez de vivir siguiendo la ley del gusto). Un joven británico de tan sólo veinte años ha…
Leer anécdota

La oración del sacrificio

«Señor: Dame una buena digestión y naturalmente alguna cosa que digerir. Dame la salud del cuerpo con el buen humor necesario para mantenerla. Dame un alma sana, Señor, que tenga siempre ante los ojos lo que es bueno y puro, de manera que frente al pecado no me escandalice, sino que sepa encontrar la forma…
Leer anécdota

El verdadero drama

Drama “No pienso amargarme la vida por perder un partido o un campeonato; un verdadero drama es tener un hijo enfermo… o no llegar a fin de mes”. Carlos Bianchi[Futbolista y entrenador argentino]Extraído de aquí… La apologética es la ciencia que estudia la defensa de los artículos de la fe. Es enmarañada y compleja, quizás sólo…
Leer anécdota

La generosidad de San Felipe Neri

SAN FELIPE NERY.Sacerdote y fundador. 1515 a 1595El santo de la verdadera devoción Mariana y FUNDADOR. ¿Qué caracteriza a este santo? En primer lugar, una rara combinación de piedad alimentada por la espiritualidad de los Padres del Desierto y, en segundo lugar, un ministerio activo entre la juventud abandonada de la ciudad eterna. No podía ver…
Leer anécdota

La Cuaresma, oportunidad para entrenar el espíritu

Aquel monje mayor que vivía en desierto salía a pedir en las horas de más calor. Su cuerpo enjuto aguantaba bien el calor, pero en ocasiones debía meterse una pequeña chinita en su boca para que no se le pegara la lengua. Al atardecer pasaba por una fuente cristalina y fresca y ofrecía a Dios…
Leer anécdota